Ánimas incoherentes

Tengo un huesped en mi casa.

Un huesped de esos tipo poltergeist, pero sin nada de qué preocuparse. A veces, la espiritualidad está ligada con la valentía. O la pendejez. Regularmente, tiendo a preocuparme cuando esos hijos (o hijas) de la chingada empiezan a robarme la energía. Y si, últimamente me costaba mucho despertar. Y más levantarme. Hasta que de plano le puse un alto al... Como se llame éste.

El viento frío me provoca nostalgia.

Y también algo de enfermedad. Los virus son -igualmente -invisibles. Están ahí, pero no los puedes ver. Así pasa también con el amor. Ah, bendito amor. Está ahí, pero no lo puedes ver. Y no, no se hace. Siempre es coger. Ni más ni menos. Sólo puedes medirlo por la pasión que desbordas cada vez que coges.

Mi excesiva actitud pragmática me hace caer -casi siempre - en la terquedad. Si, de esas veces que tildas a todo mundo de pendejo y no lo bajas de su pedestal. Me desespero mucho. Últimamente, tiendo a sacar mi estúpida manía de guardarme todo y me desquito en el momento. Claro, cuando el cagado soy yo, tengo que aguantar vara. Por eso corro, pero creo que ya se los enjareté demasiado para decir que ya corro 10 km en 55 minutos.

Según yo.



Siempre me salen con lo mismo: es mejor cuidarse de los vivos que de los muertos. Claro. Es obvio. Pero siempre que los recuerdos aparecen para hacerte sentir mal, debes cuidar de que no te vuelvan a herir. Porque lejos de enfermarte de alguna pinche gripa (muy de moda, by the way), puedes enfermar del alma. Y aunque te encierres en el mutismo, y te hagas pendej@, siempre la verdad quedará para ti.

Últimamente, he tratado de olvidar en el momento las cuestiones desagradables. En este país donde todos los días te topas con algo así, es excelente aplicar el Alzheimer de la conveniencia.

Run Forrest, Run!

Me funciona bien. Lo malo, lo dejo. Lo bueno, se queda. Aunque al final se me llegue a olvidar. Soy como una pila de ideas. El primero en entrar, el último en salir. Lo malo, son esos sarros en el alma que ni tallando con Príncipe Azul salen.

O Princesa Rosa.

Ash...

Cheers...

2 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

¿Y si pruebas con quita sarro? jeje.

Muchas ideas plasmaste mi querido Mau, te felicito por tus 10 kms.

Un abrazo.


¡¡¡¡¡¡¡YA NO TE CAMBIES DE CASAAAA!!!!!!!!

Anarquista Superestrella dijo...

Jajajajaja!!! Es que era inevitable.

A veces pienso que llegué a invadirle su espacio al ente, pero igual lo tuve que echar...

Pinche paracaidísta ¬¬''

Un abrazo, mi Malque =D

Cheers...