La cachucha olvidada

Lo bueno del frío es que calma muchas ansiedades.

Ajá.

Las personas que a menudo utilizan palabras pochas para definir sus presentaciones, carecen de elementos propios para definir el mundo que les rodea. Es decir, tienen el carisma, el conocimiento, la forma de llegarle a la gente. Si, y a menudo, se les ve como unos triunfadores. Para ser, hay que parecer, dicen por ahí. Si llego a tener un perro antes de los 35, le pondré Tyson en su collar y le llamaré gustoso "Tyce, ven a comer".

Ok, no.

Ya he dicho algunas veces la importancia de pensar antes de actuar. Mi incoherencia muchas veces ha dictado todo lo contrario. Si, todo lo que tenga que ver con cogito ergo sum me vale madres. O es simplemente que el karma no me ha etiquetado en su feisbuk, en alguna de sus más memorables anécdotas de carácter ajeno. Es más, ni siquiera me tiene agregado. A lo mejor soy indeseable por ser feliz, a lo mejor me desea tanto que no puede ni verme.

¿Han oído eso de 'te odio, pero te amo'? Simplemente se me hace una pendejada, es decir ¿a quién carajos le gusta ver al contrario sólo para follar? Si, es una de esas incoherencias que todo mundo comparte en un mundo estresado. Follar es sinónimo de estar acompañado, de socializar, de momento, de rápido, de olvido. Si, olvido de todo lo que hemos sido capaces de alcanzar con personas conocidas en un destello de silencio. A veces no. A veces puede parecer tan ruidoso que molesta al más quieto vecino. O puede alborotar la más frágil de las almas. Porque muchas veces uno tiende a lo fácil, a lo mejor de lo peor, a saciarse de la vid más corriente.



Sin embargo, muchas veces, lo más fácil de la vida resulta a la larga lo más difícil. Es controlar los impulsos de querer olvidar lo que muchas veces fué traumático. Es tener que odiar sin odiar, es tener que soportar sin ser invitado. Es recordar cada vez que te molestan, presumir una vida codiciada, o una vida sin tenerla realmente. Y si, muchas veces podrán tenerla, pero es efímera, es basura. Simplemente no importa. Es recordar que muchas veces, por más doloroso que parezca, es mejor agarrar la cachucha y escapar para no ser absorbido.

Aunque muchas veces olvidemos parte de la mente, o hasta el corazón, en una pocilga lujuriosa.

Cheers...

2 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

No se puede odiar y amar a la vez a menos que se trate de una relación enferma y como de eso no sé mucho mejor escucho a Bunbury, gracias.


Un abrazo.

Anarquista Superestrella dijo...

Mejor. Ese tipo de relaciones si es medio loca.

Si sabré yo...

Cheers...