Any given sunday

Pues bien, el pasado sábado fue día de los enamorados (aaay!! qué lindooo!!) Nada más falso que ese tipo de días... La semana empezó con un bombardeo publicitario combinado con cultura pop, de esa donde los limpia parabrisas pedían "un varo" para poder regalar flores hasta los puestos ambulantes que vendían globos, envolturas y bolsas alusivas a dicha fecha... En los malls la gente se preocupaba por comprar "el mejor regalo" para la pareja (llámese a esta amiga, novia, amante, concubina, roommate, etc.) no importando el género... No debemos olvidar que la cultura gay predomina casi en cualquier parte de nuestra hermosa república. Y no tengo nada en contra de los gays, al contrario, se me hacen gente alivianada que hace de este un mundo mejor...

Soy un falso xodido, vale, lo admito...

En fin, llegué a mi ciudad natal para visitar a mi linda novia, para encontrarme con que hacía una brisa calurosa (de esas que hacen en las playas) y encontrarme con su radiante belleza. Navegamos un buen hasta encontrar un sitio decente para poder platicar y cenar, porque, como ya he dicho, esto de la mercadotecnia es cosa seria. Muchas flores, muchos globos, muchos preservativos... En fin, el hecho es que a pesar de ese bombardeo mercadológico, fuí feliz ese día, o esa noche si somos más específicos. Al otro día, bueh... Todo normal, desayuno-almuerzo, plática sobre nuestro desarrollo a futuro y planeaciones, todo dentro de la realidad.

Cuando llegábamos a su casa, dos miembros de su familia -padre y hermana -iban saliendo, imaginen una escena de El Padrino o si quieren ser más corrientes -o parte de la cultura pop -Meet the Fockers, me sentí en un momento cómico-mágico-musical, donde pensaba "qué hago?? saludo?? huyo?? doy la mano?? el pie??" y simplemente atiné a saludar de la forma más oficinezca a su padre. Oficinezca o burocrática, es casi lo mismo, pero en la burocracia siempre se dan un abrazo (algo así como El Beso de la Muerte para la mafia) con lo que dan a entender "ahorita estoy abajo, pero cuando esté arriba ya veraaaas" Puras traiciones, pero ya escribiré algo acerca del tema. En fin, ella se fue de mi lado como cada fin de semana, y ¡zas! el vacío volvió, y yo volví a mi rutinaria vida, solo para saber que cada weekend era el escape a mi inmundicia... Sólo espero que en un futuro, cada día sea un fin de semana... Un domingo cualquiera...

Cheers

1 comentario:

Jolie dijo...

ahh... creo que el romantiquero momento no es basto no es suficiente un weekend ni unas horas ni el dia ni la noche ojalá hubiera alguien que nos bombardeara como mercadotecnia... y nos apadrinara esos momentos