Standing on the shoulder of giants

Estos últimos dos meses -diciembre y enero -y parte de febrero han sido fuera de serie. Sui generis diría mi hermosita, y es que a veces cuando crees que ya nadie, ji, cree en ti es cuando alguien de allá arriba (no menciono nombres para no herir susceptibilidades) sin duda divino, te manda una señal y ¡zas! caes en la cuenta de que siempre hay alguien que te saque del hoyo. Raramente, eso lo decía yo: siempre hay algo -o alguien -que te salva. Quebró mi esquema de vida, y no saben cuánto se lo agradezco.

C'ya!

1 comentario:

Jolie dijo...

Alguien nos mira de forma distinta, como si el resto del mundo fuera un simple telón de fondo, y no podemos sino desear que no sea ésa la última vez. Quién nos levanta el animo, el ego, los brazos, la vista y hasta la falda.. ja