¡Alegría!

Qué tal mis estimad@s lector@s espero que su fin de semana les haya dado una patada en el * o en caso contrario, espero que se hayan cuidado bien. Pues bueno, fue un fin de semana para olvidar, por principio es mitad de quincena (cosa que a muchos de ustedes -como a mi -les fastidia) y no pudieron gastar a sus anchas por miedo a no poder comer en esta semana.

Hoy lunes es un día fatídico, xodido. No tengo ganas de hacer nada, mi mueca estándar se encuentra en un estado entre lo enfadado y de malas. Pero bueno, no pretendo contarles mi rutinaria vida porque... Pos ¡qué chingados les importa! Así que empezaré con el blog de inicio de semana.

La alegría es una parte esencial de la vida, es el sentimiento motivado por una buena acción realizada por el prójimo o por alguna situación que nos invita a seguir adelante. Puede ser el obtener más dinero (por ejemplo un aumento), el obtener un beso (muy apasionado por cierto) o el simple hecho de recibir una palmada en la espalda. O ni eso, basta con que alguien te salude y te demuestre un "me importas" para estar alegre. El trabajo no motiva eso. No. El trabajo es mecánico. Odio ver que muchas personas se afligen y muestran su personalidad sensible en el trabajo. No entienden que son una pieza más, un engrane, como diría Tyler Durden: son la porquería cantante y danzante del mundo. Nada más cierto que eso. El trabajo es mecánico. La vida es biológica. Si un engrane se rompe, se raspa, se barre, es reemplazado. Si tu cuerpo se desgasta, se corroe, termina pudriéndose ¿y qué lograste? ¿dinero? ¿poder? ¿'amigos'? Y es por eso que la sed de control termina apoderándose de muchos, ja, para que en su lecho de muerte, algún(a) hij@ puta se apodere de lo que, con tanto esfuerzo, te hiciste en tooooodos tus años... O en el peor de los casos, termines dándolo a una causa de beneficencia. Como Bill Gates, mamón, me hubiera dado unos 100,000 dlls. En fin.

El caso es, echale ganas a tu vida, a tu trabajo también. Vieran cuántos ejemplos tengo a la mano para demostrarles esto que les escribo. Se sorprenderían ver a la gente que tomó su vida, la aventó al escusado y le bajó al fierrito. Si. Hecha una mierda. Así que si lo que te preocupa es obtener dinero, juega a la lotería, si lo que te importa es trabajar, metete a un corporativo -aunque sea de barrendero -donde te expriman hasta la última gota de semen... En la cara; pero si lo que quieres es vivir, mejor equilibra tu vida, no la malgastes. Piensa en todos los bellos momentos que te pierdes, en todo lo que te invita a crecer, y no soportes el hecho de que alguien te diga "no trabajas" o "no te veo que trabajes". Allá ellos si quieren pudrirse. Pinche gente.

En fin, les deseo que su inicio de semana les arroje unas cuantas satisfacciones (de las que ustedes quieran) y piensen qué tan mierda es su vida.

Llevame colgado en tu cuello como una medalla, te estiraré mucho... Me encanta verte ahogándote... Tu piel se hace azul, y no te ves tan mal...

No hay comentarios: