Internamente superficial

Anteriormente dije que no quería describir mi rutinaria vida, ya que si fuera programación, estaría llamando un procedimiento una y otra y otra vez... Cada día es un ciclo, si fuera compu ya estaría congelado, y de hecho, soy como una máquina. Ja, me acuerdo de un veco buen compañero que decía "soy el sets machin beibi" ya ven que se dan en árboles esos tipos. Bueno, mi rutinaria vida comienza a las 6 de la mañana cuando despierto después de un espléndido sueño de 6 o 7 horas -si me va bien -y hacer un poco de ejercicio... ¿Les he dicho que soy un falso xodido? Bueno, a veces hago y a veces no, para qué me hago, pero un ritual al que trato de no fallar es el de mandarle un mensaje a mi linda chica... Si fuera shitcom del canal Sony, ya estaría oyendo risas de fondo (Aaaaooooh!!! Har, har, har!!!) es un momento muy espiritual. Tecnológicamente espiritual.

Todo se rige por la tecnología: refris con internet, máquinas de coser con procesadores Atom, carros con gps, encuentros íntimos por la red, sexo virtual... Es como si por nuestras venas corrieran -además de glóbulos rojos y bacterias -nanobots. Si saben qué es un nanobot ¿verdad? Bueno, pues si no, investiguen en google (¡hagan algo productivo, caramba!) Todos nuestros sentidos se enfocan en gadgets: ipods, LCD, nokia, motorola, sony ericsson, wii... El wii está padre, es la onda... Si no lo han probado, se los recomiendo... Tutter tiene uno, uno que yo le regalé debo decir, y está chido... Bueno, me quedé en lo del mensaje...

Acto seguido, me baño, de una manera tan rápida -o al menos eso intento -que lo más que pueda tardarme sean 7 u 8 minutos. Olvidé decir que antes de bañarme -y si puedo -me siento en el trono a meditar sobre mis pecados y la vida tan agitada que he llevado. Despues de bañarme, me seco -obvio -, y el problema empieza con la ropa. Verán, no es que sufra de ropa, pero si me hubiera tocado ser mujer, tardaría horas enteras en decidir qué me pongo. Afortunadamente, solo tardo de 5 a 10 minutos en decidir qué ponerme... Después me peino, bueh, de hecho solo me unto gel, y me pongo alguna loción. Recomiendo ampliamente Hugo y no el Tommy. Odio este último... Si me alcanza el tiempo (para entonces ya serán como las 7:20 antesmeridiano) desayuno: unos riquísimos y deliciosos cornfleis o unos choco krispis con la leche deslactosada que, desde hace una semana, reposa en mi refri acabándose cual cuentagotas (les digo que si puedo desayuno). Bajo de mi penthouse hacia el auto, y a encenderlo para que se caliente. Los de PROFECO dicen que no vale la pena que el auto se caliente, pero mi mecánico de confianza dice que si. Soy un tipo voluble, y me dejo llevar. El kipple me rige. El kipple siempre me ha acompañado. Y si mi mecánico dice que lo deje calentar, pues lo dejo calentar. Después de 5 minutos, parto por mi hermana para llevarla a su trabajo y de ahí, irme al mío...

Después de completar este primer ciclo, cuyo código sería:

private void INICIO { if (reloj = 6) { DESPIERTA; BAÑA } if (reloj > 7:20) { RAPIDISIMO POR LA SIS } else { TRANKIS WEE }

Bueh, en realidad es un código que no tiene madre, es decir, no es compilable y es para efectos ilustrativos. Bueh, llego a mi trabajo a realizar las mismas tareas de siempre: checar facturas contra sistema, checar existencias contra sistema, checar entradas / salidas contra sistema... Todo contra sistema... Mi vida es un sistema (de esos sistemas que cada quien tenemos, ya lo he comentado en algún blog anterior) y de hecho, soy un sistemucho (bautizado así por una doctora porque, según ella, soy de sistemas y sé mucho -haganme el bendito favor) que tiene un horario esclavizador, pero al fin y al cabo, gratificante... De ahí, a checar el nuevo super-servidor-marca-Acme-perdón-Dell-de-25-kilogramos-de-peso-con-un-chorro-de-procesadores-y-memoria-para-llenar-de-conocimiento-10-veces-el-estadio-azteca para sólo tener instalada una aplicación de 100 megas... Lost in Oblivion... Si tengo chance, empiezo un nuevo blog, y digo, lo empiezo porque no siempre tengo tiempo de terminarlo (aparte de este, hay 10 blogs en fila para ser terminados) Para entonces ya casi dan las 14 horas en las que ya arreglé de 2 a 5 cosas importantes para la empresa. Soy sysadmin por si se lo preguntaban. Para entonces, ya me da hambre -si, también los sistemuchos somos humanos -y me da por irme a comer, por lo regular algo que mi sacrosanta madre -búrlense, si, tengo 29 años y todavía voy a comer con mi madre -haya preparado. Así como a veces desayuno, a veces como, así que no siempre voy con madre, y tengo que elegir entre ir a la comida china de aspecto no saludable que está a un lado de la empresa o ir por unas deliciosas-grasosas-llenas-de-colesterol-pero-apetitosas-quesadillas que se encuentran a dos cuadras de aquí.

A veces tengo clases, y tengo que acudir a ellas, eso dependiendo del horario. Cabe mencionar que llevo una relación, en la cual básicamente nos comunicamos por messenger, si, otra vez el bendito internet, en el que casi todo el día nos pasamos "monitoreando" el uno al otro, o de otra manera stay-in-touch. Esto de la tecnología también nos ha dado un lenguaje pocho, ah no, ya le dicen spanglish. La otra vez le decía a Preciosa que los clowns de mercadotecnia adoptaron -si no es que lo crearon -ese dizque lenguaje: "Para poder realizar ese 'sales business' se necesita tener actitud, carácter, 'raging'. Aparte de todo, hacer un 'benchmarking' para evaluar las probabilidades de éxito en la campaña" y eso es tooodos los días... Se creen los gurús de la modernidad...

Bueno, dan las 6, y si no tengo clases, me lanzo de nueva cuenta a mi trabajo, bendito trabajo. Lo odio pero lo amo ¿ya lo había mencionado? Esta vez, en el turno vespertino, a completar o simplemente, ji, monitorear las viciscitudes que se puedan presentar. De ahí hasta las 9 o 10 de la noche, donde anárquicamente me retiro del lugar sin siquiera despedirme, salvo que me encuentre con mi superv y le tenga que decir 'hasta mañana, cuídese' y de ahí, a mandarle un aviso a mi Nena para ver si nos hablamos o lo dejamos para otro día. Ella también tiene un trabajo agotador. Si puedo, voy a cenar unas deliciosas quecas o en su defecto, irme a la casa a completar dos o tres trabajos o tareas que tenga y dormir a las 11 o 12 de la noche-mañana en promedio. Así es de lunes a viernes. No hay mucho más que agregar.

El sábado regularmente es de despertarme una hora más tarde de lo habitual (7 de la mañana) y recorrer todo el ciclo matutino sólo una hora. En la noche de sábado, si es que no he salido de la ciudad, me dispongo a hablarle a uno de mis cortados hermanos para ir a ver el fut o simplemente me quedo echado en mi futón viendo la tele. El domingo no cambia mucho, hago el aseo de mi casita y si mis marranas hermanas quieren, vamos al cine los tres. Los tres cerditos. Oink!

Oink! es el gruñido del cerdo.

Y ya, si podemos, hablamos con mi Nena. Eso es cuando no salgo, y cuando lo hago, pues nos vemos y, eso es un método privado del cuál ni siquiera escribiré el código. Es más, ni siquiera escribiré el código que me faltó. Soy muy displicente. Bueno amig@s lector@s, este fue el blog de mi vida aburrida. Si creen que pueden aportar algo, pues aportenlo, escriban o comenten. Más música: Poker face - Lady Gaga, Hillary Duff - Reach out, Metallica - Until it sleeps, Pearl Jam - Brother.

Anímense, es mitad de semana, faltan 3 días para el fin... Y la quincena...

In my life... I love you more...

2 comentarios:

MauVenom dijo...

Sí vengo, me tardo pero sí vengo.

Por qué dijiste que no ibas a escribir sobre tu rutinaria vida?. Y por qué lo hiciste finalmente.

Está bien. Yo debería de hacerlo quizá también. Pero en cambio escribo sobre mi rutinaria mente, jaja. Que da vueltas y vueltas y todo lo cambia y lo regresa.

Si te sirve saberlo, si tu vida es rutinaria no lo es tanto tu forma de escribir pues logras (aún a pesar de la pesada cotideaneidad de tus días) mantenerlo a uno pegado al texto.

Quiero aprender a hacer códigos de mi propia vida. Me pregunto si servirán para encontrar soluciones.

Gusto en conocerte Superestrella.

AnArchiSt SupERStar dijo...

Bueh, lo rutinario conduce a la costumbre, y la costumbre es aburrición... Es como cuando vas a una ciudad nueva, todo te sorprende, te atrae, pero regularmente la gente que vive ahí ya lo ve como normal, aburrido... Es por eso que no quería porque pensé que no sabría cómo expresarla, al menos no en vagos términos...

Nice 2 meet ya too...